“En medio de la tempestad de la pandemia, el pequeño velero de Urmuga completó una navegación tan peligrosa como elegante”

24/02/2021

El proyecto Urmuga ha llenado Euskal Herria de amantes de la montaña y música de oeste a este a lo largo de 2020, suavizando los límites de la pandemia. Hemos hablado con Felipe Uriarte, uno de los fundadores de este interesante y hermoso proyecto.

Card image cap

¿Qué es Urmuga?

Una larga línea cruza Euskal Herria de este a oeste y separa las aguas a los mares Cantábrico y Mediterráneo. Esa larga línea de 380 kilómetros se llama Urmuga (frontera de aguas). Desde la Sierra de Garobel hasta la Mesa de los Tres Reyes de Auñamendi, la línea de Urmuga cose el este de Euskal Herria con el Oeste, el Norte con el Sur.

En 2020 la asociación Mendiak eta Herriak, la Orquesta Et Incarnatus y la agencia de comunicación Sorland organizamos Urmuga. Combinando montañismo y música, mientras las/los montañeras/os completábamos un recorrido de 19 días, las/los músicos impregnaron el camino de música.

Realizamos diez conciertos musicales en espectaculares macizos montañosos y pequeños pueblos de la zona de Urmuga: todos ellos liderados por la orquesta Et Incarnatus, y en cada uno de ellos en compañía de una/un artista diferente: Mikel Urdangarin, Gari y Josu Zabala, Txomin Artola, Maddi Oihenart, Alex Sardui, Gorka Benítez, Oreka tx, Miren Narbaitza, Xabier Leturia, y el Orfeón Donostiarra y su director Suni Alfaro, entre otras/os. Un hermoso viaje, uno de los más bellos paseos por montaña que podemos hacer en nuestro país, a través de diferentes paisajes: bosques, puertos, valles, cumbres, pueblos. De Araba a Zuberoa, existe la posibilidad de conocer diferentes aspectos de nuestro pueblo.

¿Cómo surgió la idea?

En 2018 dirigí una expedición especial al Himalaya de Nepal. 12 jóvenes montañeras/os vascas/os, un video-creador, dos ayudantes de montaña y dos guías, el laudioarra Julen Reketa y yo. Allí nos reunimos con jóvenes sherpas de la misma edad, ya que el objetivo de la expedición era favorecer el euskera y el idioma sherpa que son lenguas minoritarias.

Antes de partir hacia el Himalaya, organizamos un concierto de despedida y agradecimiento en la parroquia de San Miguel de Oñati. El eje del concierto fue la Orquesta Et Incarnatus, dirigido por Miguel Zeberio.

Al despedirme, Zeberio me invitó a colaborar a la vuelta en un proyecto que aunara montañismo y música. Urmuga fue la consecuencia de esa invitación.

¿Qué pueblos recorre Urmuga?

La lista es larga y hermosa, compuesta de nombres coloridos:

Comenzando por el oeste hacia el este: Añes, Lexartzu, Madaria, Lendoño, Mendeika, Urduña, Goiuri, Murgia, Andagoia, Abornikano, Beluntza, Izarra, Sarria, Maurga, Gopegi, Ipiñaburu, Otxandio, Dima, Oleta, Aramaio, Legutio, Leintz-Gatzaga, Atxondo, Abadiño, Arrasate, Landa, Barrundia, Oñati, Zegama, Segura, Ataun, Altsasu, Urdiain, Etxarri-Aranaz, Lakuntza, Araitz-Betelu, Lekunberri, Larraun, Amezketa, Abaltzisketa, Zaldibia, Leitza, Basaburua, Saldias, Beintza-Labaien, Arraitz, Almandoz, Irurita, Olaberri, Aldude, Luzaide, Zilbeti, Aurizberri, Auritz, Orreaga, Orbaitzeta, Donibane-Garazi, Ezterenzubi, Zaraitzu, Larraine, Uztarrotz, Bidarrai, Baigorri, Izaba.¡Cuánto nombre, cuánto carácter, qué riqueza! Y sólo he mencionado la mitad, que me perdonen los que no están.

Sin embargo, estos solo son los que están al borde de Urmuga; teniendo en cuenta que es una iniciativa nacional y cultural, cualquier pueblo podría ser Urmuga, es decir, en el futuro Baiona e Iruñea, Senpere y Pasaia, Donostia y Biarritz están también llamados a participar en la red de Euskal Herria tejida por la música y el montañismo.

¿Qué acogida tuvo el proyecto el año pasado?

Como decía, en julio de 2020 celebramos la primera iniciativa de Urmuga, en el único momento tranquilo que nos dejó la pandemia desde marzo de 2020. Y podemos decir que tuvo muy buena acogida.

En cuanto a la música, en 2020 celebramos diez conciertos, en todos ellos cumplimos con las medidas de seguridad y afortunadamente no se produjo ningún contagio en los conciertos.

Los conciertos se celebraron en espectaculares espacios naturales y, gracias al buen tiempo que hizo, fueron todo un éxito. Unos los celebramos en el monte, un poco lejos de la carretera; otros también en espacios naturales pero con la posibilidad de llegar en coche.

Un total de 200 montañeras/os participaron en el proyecto. Durante algunas semanas el número de montañeras/os fue pequeño; pero al final, en Auñamendi, tuvimos un gran número de asistentes.

¿La crisis del COVID ha dañado en alguna forma este proyecto?

Los comienzos no fueron tiernos.

A mediados de abril de 2020, en plena cuarentena, aún lo teníamos todo en el aire. El ambiente cultural estaba totalmente paralizado y, ante eso, pensamos que lo mejor era avanzar. Pensamos que Urmuga sería un instrumento muy potente para la nación y que en ese momento, en medio de la tormenta de la pandemia, era necesario celebrar una iniciativa de este tipo.

Aunque contradictorio, aquel ambiente, en el que todo estaba silenciado y paralizado, fue de ayuda para nosotras/os; nuestra gente estaba hambrienta de disfrutar de cultura, música y naturaleza. Tuvimos que limitar las cifras del público, pero eso aportó una medida muy bonita e íntima a los conciertos.

Las subvenciones también fueron pocas; tuvimos muy poco tiempo para tocar puertas y eso no nos ayudó en nada. Sin embargo, el apoyo que empresas como Irizar y Lana han dado a Urmuga ha sido de agradecer. Varios ayuntamientos también creyeron en Urmuga e hicieron un gran trabajo para poder sacar adelante sus conciertos. En general, en medio de la tempestad de la pandemia, el pequeño velero de Urmuga completó una navegación tan peligrosa como elegante.

¿Podrías decir algo sobre las rutas y eventos musicales organizados a corto plazo?

Este año, la iniciativa Urmuga se celebrará del 13 al 31 de julio.

Ya estamos en contacto con varios pueblos en los que se realizarán los conciertos. El recorrido también está diseñado, será igual que el año pasado desde el puerto Angulo, a la cumbre de la Mesa de los Tres Reyes, y ya tenemos todo preparado para las inscripciones que se abrirán en abril.

Asimismo, este año, además de la marcha, Urmuga se enriquecerá con dos nuevas iniciativas.

Uno de ellos, el denominado "Zaindu dezagun Urmuga” (Cuidemos Urmuga). Urmuga es un bello recorrido pero, como muchos de nuestros espacios naturales, está muy dañado. Con esta iniciativa queremos hacer un llamamiento a la protección de nuestros espacios naturales.

La otra iniciativa es Mendi Zeharkaldi Eskola (Escuela de Montaña). Esta escuela estará dirigida a jóvenes de 14 a 18 años, en forma de becas. Se realizarán 3 turnos, dos de 6 días y un tercero de 7 días. Cada uno de ellos contará con la participación de 14 chicos y chicas, apoyadas/os por dos guías de montaña: dos jóvenes de cada provincia país vasco, respetando estrictamente la paridad de género.

En cuanto a la organización de la marcha de este año, ¿alguna petición?

Buscamos más conciertos para la marcha de este año y queremos hacerlos en pueblos pequeños. Ese es el fundamento de la iniciativa Urmuga, trasladar la música y la cultura a los pueblos vascos pequeños. En esta tarea Udalbiltza puede realizar una labor eficaz llamando la atención de estos pueblos hacia la iniciativa.

Los detalles de Urmuga se pueden encontrar en www.urmuga.eus; en www.mendiaketaherriak.eus y en www.etincarnatus.eus. Si cualquier pueblo quisiera organizar un concierto musical, encontrará en esos portales web dónde dirigirse.

Sobre la financiación de los conciertos. Al igual que en 2020, los conciertos se financiarán desde cuatro fuentes: ingresos del público, Ayuntamiento, Diputación y empresas privadas. Tenemos la esperanza de que, al igual que el año pasado, Euskal Sagardoa y Hazi también se puedan dar su apoyo económico a los conciertos.

Para inscribirse en el itinerario y en la Escuela de Montaña: furiartec@gmail.com, 685750763

Para terminar, quiero mencionar que el 20 de febrero el canal ETB 1 ofreció el primer capítulo de Urmuga dentro del programa Oholtza. Creemos que en esa sesión ha quedado clara la calidad de esta iniciativa. Mattin Zeberio y Telmo Basterretxea han sabido mostrar su personalidad artística en ese programa de Oholtza. El 20 de marzo se emitirá otro capítulo en ETB 1. ¡No perdáis la ocasión de verlo!